Lejos de tu hogar, más cerca de ti. ¿Por qué vivir en el extranjero mejora el autoconcepto?

Si algo tengo claro sobre el hecho de emigrar es que ejerce sobre los que la experimentamos una gran transformación personal. Y esto no solo lo he comprobado en mí mismo, si no es la mayoría de las personas que acompaño cuando antes de la sesión les hago la pregunta: ¿Qué ha supuesto para ti emigrar? 

Esto me recuerda una cita de Silvia Barón Supervielle que afirmaba que Cuando me fui de Argentina hace más de 40 años, tuve la sensación de resucitar. Al desembarcar en un país del que no era parte de un pasado común, ni de un grupo de personas, ni de una lengua, pude disfrutar del anonimato: a mi alrededor ya no había referencias, ni modelos, ni exigencias de ser de una forma determinada. Tuve la sospecha de que al adherirme a este estad clandestino, tendría una oportunidad de conocerme a mí misma 

Hoy más que nunca, cada vez hay más personas que eligen vivir, trabajar y estudiar en el extranjero. Desgraciadamente otras muchas personas se ven obligadas a salir de su país por conflictos bélicos o socioeconómicos. 

La cuestión es que las oportunidades para intercambios interculturales han estimulado una gran cantidad de investigaciones sobre cómo estas experiencias afectan diversos procesos psicológicos. 

Entre las conclusiones más destacadas estos estudios de ciencias sociales han demostrado que vivir en el extranjero

  • puede reducir los prejuicios intergrupales y el respaldo de estereotipos 
  • mejorar el bienestar, 
  • pueden potenciar la creatividad, y el desarrollo personal,  
  • aumentar la confianza en uno mismo y la autoeficacia. 
  • o favorecer el éxito profesional. 

Hoy quiero centrarme en una investigación reciente de 2018 en la que participaron 1.874 personas de diferentes países y que ha arrojado luz sobre cómo pasar tiempo en el extranjero puede llevar a un sentido más claro de uno. Se centraron en cómo vivir en el extranjero puede transformar el sentido de identidad de una persona y como puede hacerlo. 

Ya hablé en parte sobre la identidad y la pertenencia en otro podcast titulado “Ni de aquí, ni de allí«. La ambivalencia que transforma al migrante” 

Pero en este caso y apoyado en la investigación quiero proponeros: vivir en el extranjero y la claridad del autoconcepto.  

¿Qué es esto del autoconcepto y su claridad?

Podrías hacerte la pregunta: ¿Quién eres? ¿Qué te hace “tú”?» 

Podrías responder con “Soy madre o padre”, o “Soy terapeuta”, o tal vez, “Soy un buen amigo”, “Soy un hermano”. Tal vez respondas con “Soy excelente en mi trabajo”, “Soy un músico fantástico ” o “Soy un atleta de éxito”.  Otras respuestas podrían caer en la categoría de rasgos: “Soy una persona de buen corazón”, “Soy inteligente y trabajador” o “Soy relajado y tranquilo”.  

En psicología, este sentido de uno mismo tiene un término específico: autoconcepto.

El autoconcepto es una idea general que tenemos sobre quiénes somos: física, emocional, social, espiritualmente y en términos de cualquier otro aspecto que constituya quiénes somos

Estas respuestas provienen de tu sentido interno de quién eres. Este sentido se desarrolla temprano en la vida, pero pasa por una evaluación y ajuste constantes a lo largo de la vida.

La claridad del autoconcepto por otro lado se refiere a tener una comprensión clara de quién y qué es uno. Y entre las consecuencias positivas de la claridad del autoconcepto se encuentran sentir satisfacción en las relaciones y en la vida en general, un alto desempeño laboral, así como respuestas adaptativas y resilientes al estrés

La cuestión es que la mayoría de los estudios han encontrado que, en experiencias de transición, como cambios de trabajo o rupturas matrimoniales generalmente disminuyen la claridad de autoconcepto. Pero los investigadores que habían vivido todos en los extranjeros tenían una sensación diferente: sentía que su experiencia les había dado como resultado una idea más clara de quienes eran y por tanto se planteaban que le hecho de experimentar vivir en el extranjero era una experiencia única de transición que podía producir el efecto de aumentar la claridad de autoconcepto en uno mismo o misma.

Después de realizarles una batería de preguntas entre las que estaban: En general, tengo una idea clara de quién soy y de lo que soy*, descubrieron que las personas que habían vivido en el extranjero tenían un sentido de sí mismas más claro que las personas que no habían vivido fuera. 

Puede que nos preguntemos que tal vez como punto de partida, las personas que deciden irse al vivir al extranjero tienen de por sí más claridad de autoconcepto, pero su propia investigación demostró que no era así, que era la propia experiencia la que les ayudada a clarificarlo puesto que lo compararon con personas que había decidido marcharse, pero todavía no había vivido en el extranjero. 

¿Por qué vivir en el extranjero aumenta la claridad de autoconcepto? ¿Qué tiene vivir en el extranjero que, a diferencia de otras experiencias de transición, aumenta la claridad del concepto de uno mismo? 

Y la clave parece que reside en un nombre muy raro de esos que ponemos a veces los psicólogos llamamos “reflexiones…hasta ahí bien…pero le sumamos discernimiento”. Reflexiones u observaciones de auto-discernimiento (self-discerning reflections). Esto quiere decir que las personas hacen reflexiones sobre si misma partes de su identidad realmente definen quienes son o simplemente reflejan su educación cultural.  

El hecho de vivir en el extranjero mostró a los investigadores que las personas se habían involucrado más en ellas que las personas que nunca habían vivido en el extranjero. Digamos que cuando se vive en el extranjero la persona se expone a valores y normas culturales novedosos que las conduce a comprometerse con sus propios valores y creencias que poco a poco van fortaleciéndose o descartándose.  

En cambio, las personas que no viven en el extranjero viven rodeadas sin grandes cambios junto a personas que en líneas generales se comportan general por lo que tienen menos probabilidades de cuestionarse si sus propios comportamientos reflejan sus valores fundamentales o los de la propia cultural. 

Por lo tanto, a través de este proceso de reflexión y evaluación ganamos más claridad sobre lo que es importante para nosotros y, en consecuencia, sobre nuestro sentido de nosotros mismos.  ¿No es impresionante este proceso? ¿No es maravillosa esta riqueza de aprendizaje? ¿No merece la pena sentir de forma más auténtica quién eres? 

Pero ojo, lo importante no es la cantidad de países (amplitud) sino que lo que aumentará la claridad de autoconcepto es el tiempo de permanencia (profundidad) 

Por lo tanto, a esos coleccionistas de países que tienen su cuenta de Instagram echando humo y creen que eso les hace crecer en este sentido, siento decirles que a nivel profundo y aprendizajes será más ligero que si ahondas en un lugar.  

La conclusión que cuanto más vivan las personas en el extranjero, más oportunidades tendrán de realizar esas reflexiones con auto discernimiento. Y habrá más probabilidades de poner en juego mayor número de observaciones profundas sobre sus propias suposiciones y creencias que normalmente dan por sentado, lo que les conducirá a un autoconcepto más claro. 

Sin duda me parece un hallazgo maravilloso que también me hace hacerme otras preguntas como: ¿Tal vez las personas que exploran y reflexionan sus creencias y valores culturalmente aprendido tienen más tendencia a marcharse? ¿Existe un lado oscuro de ejercer tanta reflexión en uno mismo y que la experiencia no lleve a un concepto más claro de uno mismo? Creo que esta última dependerá de haber superado las fases más complicadas de choque cultural, tener una maleta emocional del pasado bien trabajada y un trabajo de redimensión social y redes de apoyo constructivo.  

Mi experiencia profesional ante la pregunta ¿Qué ha supuesto para ti vivir en el extranjero? De las personas que acuden a mi solicitando apoyo personal son claras:  a pesar de las dificultades y el apoyo psicoemocional que necesitan en ese momento, expresan en líneas generales un enriquecimiento y transformación personal positivo.  

Las experiencias positivas en el extranjero pueden aportar mucho a nuestro repertorio de habilidades (como aprender un idioma) y capacidades (lidiar mejor con el estrés). Solo el hecho de arrojarse a una vida extranjera y alejarnos del hogar es de una valentía impresionante.

Y tal vez y así lo creo personal y profesionalmente trabajando con migrantes y expats, una de las mayores recompensas a pesar de la agitación físicas y psicológica que se experimenta, sea justo lo que confirma esta investigación: el de acercarnos a nosotros mismos de forma auténtica y enriquecedora. 

Descarga mi workbook de 45 páginas con herramientas de trabajo sencillas y prácticas para prevenir y mejorar tu salud como expat. Además recibirás cada mes un e-mail con recursos exclusivos.

Deja un comentario

Contacta conmigo

Si tienes alguna pregunta, o duda, házmela llegar rellenando el formulario y te atenderé encantado lo antes posible.

Carlos Javier Rodríguez Sánchez cumple con las normas europeas de la Ley de Protección de Datos. por lo que trataremos tus datos de manera cuidadosa y confidencial. Entrarás a formar parte de nuestra base de datos que no entregaremos a terceros bajo ningún concepto.

Horas de atención:

Lunes a Viernes: 9:30 am – 17:00 pm

Sábado: 9:30 am – 10:30 pm

Domingo: Cerrado